lunes, 5 de agosto de 2013

Historias y relatos de Montañeros por Colombia


PASO DEL QUINDÍO EN LA CORDILLERA CENTRAL DE LOS ANDES POR ALEJANDRO DE HUMBOLDT

Y, como Humboldt, tomemos tierra sin cerrar las alas. Volvamos con él a las aldeas coloniales cuando la vida era mas tersa; recorramos los valles promisorios; penetremos los bosques olorosos a badea madura; naveguemos sobre el espejo de los ríos poblados de contrastes; escalemos las Montañas que retienen las nieblas mañaneras. Entonces sabremos por qué, cuando pasó Humboldt por nuestra patria, America trepidaba con la avidez de su libertad.

El Quindío, ascenso y descenso penosos de la cordillera central de los Andes Colombianos y travesía de un valle, entonces cubierto de bosque denso, sin población, siguiendo un estrecho sendero que solo transitaban bueyes y cargueros de a pie, con fardos y viajeros, fue pasado por Humbold en octubre de 1801, epoca de las lluvias mas pesadas y frecuentes. El siguiente extracto es de vues des Cordilléres.


Traducido por Giner, y no pide comentarios.

Nosotros preferimos al paso de Guanacas el de la Montaña Quindiu o Quindío, entre las ciudades de Ibague y Cartago.




Considérase la Montaña del Quindiu como el paso más penoso de la cordillera de los Andes; porque es bosque espeso, completamente deshabitado, que en la mejor estación cuesta diez o doce días de travesia. Allí no hay cabaña alguna, ni medios de subsistencia. Los viajeros, en todas las épocas del año, hacen sus provisiones para un mes, porque a menudo sucede que por el deshielo de las nieves y subita crecida de los torrentes, se encuentran aislados y sin poder dirigirse a Ibagué ni a Cartago.

Descúbrese un sitio pintoresco, a la entrada de la Montaña de Quindiu, en las cercanías de Ibagué y junto a un punto que se llama Pie de Cuesta. Aparece por encima de una gran masa de rocas graníticas, el cono truncado de Tolima cubierto de perpetua nieve, y recordando, en su forma, el Cotopaxi y el Cayambe
; el pequeño riachuelo de Combeima, que mezcla sus aguas a las del río Coello, serpentea por un estrecho valle, abriéndose camino a través de un bosque de palmeras, y allá en el fondo se divisa una parte de la ciudad de Ibagué, el gran valle de Magdalena y la cadena oriental de los Andes.




Pérez Arbeláez, E.(1982). Paso del Quindio en la Cordillera Central de los Andes( pag 154). ALEJANDRO DE HUMBOLDT EN COLOMBIA. Bogotá: Instituto Colombiano de cultura

0 comentarios:

Publicar un comentario